Los colectores de polvo son equipos que por medio de filtros separar partículas sólidas que vienen mezcladas en una corriente de aire. Para ellos existen diferentes tipos de filtro; sin embargo, el que se use dependerá de la clase de partículas sólidas en cuestión y de las condiciones intrínsecas del proceso.

Comúnmente los colectores de polvo cuentan con un sistema de autolimpieza (excepto los de neblinas) que prolonga la vida útil de los filtros.

Hoy en día existen numerosas marcas de equipos, las cuales han venido realizando diversas innovaciones tanto en la geometría de los filtros como en los medios filtrantes y los sistemas de limpieza de los filtros, convirtiéndose en grandes aliados.

Los principales beneficios que ofrecemos respecto a la instalación de nuestros colectores de polvo son:

  • Mayor eficiencia de filtración.
  • Menor caída de presión, que se traduce en menor consumo de energía.
  • Mayor vida útil de los filtros.
  • Mantenimiento sencillo.
  • Menor consumo de aire comprimido en el sistema de limpieza.









Ahorro de espacio de planta